Cuidado de los ojos en invierno

El sol puede dañar los ojos en invierno más que en otras épocas

ojos en invierno

En estos meses de frío, el solo daña más que nunca la vista por su posición más baja en el horizonte.

En invierno deberemos prestar más atención a la protección de nuestros ojos cuando estemos a la intemperie debido a que durante estos meses el sol es más dañino que nunca, por este motivo el uso de gafas de sol es imprescindible, ya que ahora es más necesario proteger la vista.

Durante estos meses los ojos se ven expuestos a una mayor radiación ultravioleta por al ubicación del sol. Además, durante la práctica de los deportes de invierno hay que saber que el reflejo del sol en la nieve aumenta su intensidad. Por otra parte, a mayor altitud, más radiación ultravioleta.

Esta temporada, pese a los días de lluvia, los días suelen ser fríos y secos, algo que provoca la irritación de los ojos. Las gafas de sol también previenen contra el viento y el frío seco. Pero recuerda que no vale cualquier gafa, la calidad siempre es lo primero. Unas gafas de mala calidad pueden provocar el efecto contrario al deseado, ya que no sólo no protegen, sino que pueden dañar la vista de manera significativa. Se recomienda la prescripción y adaptación de las gafas por parte de un óptico-optometrista.

ojos en invierno

Ojo seco y conjuntivitis

Muchas personas tienen la idea equivocada de que el verano es la época del año más peligrosa para los ojos. Sin embargo, los ópticos-optometristas aseguran que el invierno es la estación en la que más sufre la visión.

El ambiente suele estar más seco durante el invierno debido a las calefacciones, lo que provoca que las infecciones en los ojos tiendan a aumentar debido al síndrome del ojo seco, una de las razones más comunes de consulta al óptico-optometrista durante esta estación. Este síndrome se produce cuando el globo ocular no es capaz de producir lágrimas suficientes o cuando éstas no tienen la calidad apropiada, evaporándose muy rápido.

Los síntomas principales del ojo seco son dolor, ardor, enrojecimiento, ojos cansados, sensación de arenilla y visión borrosa. Pero su tratamiento es muy sencillo. Los ópticos-optometristas sugieren a las personas que sufren de ojo seco evitar la exposición a la calefacción por tiempo prolongado y utilizar gotas lubricantes para evitar las molestias.

Fuente: Fundación Salud Visual



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN SOBRE LAS COOKIES “ Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad personalizada mediante el análisis de tus hábitos de navegación y preferencias. Si sigues navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en Política de Cookies.
Más sobre nuestros cookies