En bebés, el fondo de ojo debería ser obligatorio: es fácil y salva la vista

EL DATO

El estudio de fondo de ojo consiste en la dilatación pupilar y la posterior observación clínica de la retina, una práctica no insume mayores gastos para la salud pública y que permite la detección temprana de distintas enfermedades oftalmológicas.

LOS NUMEROS

3 años es la edad a partir de la cual es más frecuente la aparición del retinoblastoma, que es el cáncer de retina.

La consulta al oftalmólogo se realiza, en la mayoría de los casos, cuando una persona detecta problemas en su visión. En otros casos, como en el de los bebés prematuros, las pruebas son obligatorias. Sin embargo, durante la infancia raramente se somete a los niños a controles de rutina con un oculista.
La reconocida especialista en oftalmología pediátrica, Susana Frid, resaltó durante una entrevista a El Litoral la importancia de que los estudios de fondo de ojo, que son sencillos procedimientos de rutina, sean obligatorios durante los primeros meses de vida. Este proceso, según explicó, permite detectar distintas patologías oculares, como la cataratas congénita, las retinopatías o el temido retinoblastoma. (…)

– “¿Cómo se puede identificar un caso de cáncer de retina en un chico?”

– “Para detectar esa y otras enfermedades oftalmológicas, son fundamentales los controles perinatales de fondo de ojo. El retinoblastoma es sólo una de las enfermedades que puede aparecer y es la más grave, pero hay otras cosas que, si se descubren en el momento del nacimiento o perinatal, como una catarata congénita, pueden permitir salvarle la vista a un chico. Si no se hace esta revisión, cuando se descubre es más tarde y la evolución de la visión que se logra es otra. El retinoblastoma es sólo un ejemplo de lo que le puede pasar a un bebé sin control y particularmente es lo más grave. Además, no es tan común en bebés, ya que las estadísticas demuestran que la mayoría de estos casos aparecen entre los 3 y los 5 años”.

– “¿Existen muchas enfermedades oculares congénitas?”
– “Sí, hay varias patologías que el chico ya puede tener de nacimiento. A veces son hereditarias y otras no. En ese sentido, la responsabilidad del pediatra es fundamental, porque es él quien debe mandarle a hacer el examen perinatal siempre. Afortunadamente, la costumbre está entrando en los pediatras. Tal vez no sea el cien por ciento, pero sí la mayoría de los especialistas ya empezaron a tomar estos estudios como una regla”.

– “¿En qué consiste un examen de fondo de ojo?”
– “Es un proceso muy sencillo: se ponen en el ojo unas gotitas, que lo que hacen es dilatar la pupila. Eso permite ver el reflejo rojo que a veces sale en las fotos, que normalmente tiene que estar presente y ser igual de ambos lados. Es un proceso rápido, de rutina y se hace con el oftalmoscopio. Por eso no cuesta nada pedir que sea obligatorio por ley, ya que en otros países lo es. De hecho, acá a nadie ya se le ocurre no hacerle controles de este tipo a un prematuro. Sería bueno que cambie la idea en general, ya que el fondo de ojo en los bebés debe ser obligatorio porque es fácil y permite salvar la vista. La mayoría de los bebés va a tener todo normal, pero en el medio, vamos a encontrar chicos con diversas patologías que vamos a poder solucionar”.

– “¿Cuáles son las enfermedades oculares más frecuentes en chicos?”
– “Cuando es un chiquito prematuro, la retinopatía es lo más frecuente. Cuando no es prematuro, se suelen ver casos de catarata congénita. Eso se soluciona con cirugía y después se realiza un tratamiento, que permite que el nene desarrolle la vista”.

– “¿Y el retinoblastoma?
– “Afortunadamente, no es tan frecuente. Es una enfermedad rara en bebés, pero puede aparecer. Es un tumor canceroso que aparece durante la infancia, hasta los 10 años aproximadamente. Proviene de las células embrionarias, pero puede o no ser hereditario.”

– “¿Qué señales hay que tener en cuenta en un chico para sospechar que tiene un problema de visión?”
– “Los bebés no nacen viendo como vemos los adultos. El sentido se va desarrollando y la visión es un aprendizaje que tiene una etapa crítica, que son los primeros 6 meses de vida. En ese lapso, el ojo necesita recibir información clara y nítida del mundo exterior. Si el cerebro no recibe esa información, la visión se desarrolla poco o no se desarrolla. Pasando esa etapa, puede tener algo de visión, pero ya no es lo mismo, por lo que de una manera u otra queda como un disminuido visual. Pese a eso, aunque pase el tiempo, el nene nunca va a decirle a los papás ‘no veo’. Puede ser un disminuido visual y no lo va a decir porque no tiene el aprendizaje. La única forma de descubrirlo es con los exámenes oftalmológicos. Ya sea con el perinatal, cuando es muy chiquitito o con el examen de rutina que se les pide antes de entrar al jardín de infantes, que es obligatorio. Lo que siempre les digo a los pediatras, es que no hay ningún tipo de impedimento para retrasar un examen visual”.(…)

Recuerda que puedes consultar a nuestros profesionales o solicitar un turno a través de nuestra página web:

:: Clínica Oftalmológica Lasik Center ::

Fuente: El Litoral – Fotografía: Semillitas.tv



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN SOBRE LAS COOKIES “ Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad personalizada mediante el análisis de tus hábitos de navegación y preferencias. Si sigues navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en Política de Cookies.
Más sobre nuestros cookies