Protección Ocular contra las Radiaciones Solares

Con la llegada del invierno son muchas las personas que aprovechan para practicar su deporte favorito: el esquí.

Siempre se aconseja tomar precaución para evitar traumatismos y fracturas, pero hay otras partes del cuerpo que deben protegerse para que no sufran daños. Hablamos de los ojos, una zona que por la acción directa de los rayos solares pueden padecer algún tipo de alteración. El doctor Jeroni Nadal, director del departamento de vítreo-retina y de la unidad de mácula del Centro de Oftalmología Barraquer, advierte de la necesidad de proteger los ojos de la radiación solar.
Proteger los ojos
Con la finalidad de evitar la aparición de alguna patología ocular es preciso proteger los ojos de los rayos solares, tanto si la acción es directa como si es de rebote en la nieve. La mayoría de gafas de sol ya incluyen protección contra los rayos ultravioleta B, los que pueden resultar más dañinos para la córnea. Conjuntivitis y queratitis actínica son algunas de las dolencias que con más frecuencia aparecen, resultando ser muy molestas y dolorosas hasta el punto de ser incapacitantes. Sin embargo, su pronóstico es bueno. Otro de los colectivos que se suelen ver afectados por estas patologías son las personas que trabajan en el campo y que tienen una exposición intensa al sol. Con el simple gesto de vestir un sombrero se reduce la incidencia de los rayos solares en los ojos.

Lentes Fotocromáticas
Se han desarrollado unas lentes fotocromáticas que cambian de color en función de los rayos solares. Esto permite que tengan un filtro óptico aunque hay que ser cauto y comprobar que sea el filtro adecuado, ya que no todas las gafas poseen esos filtros ultravioleta. El hecho de que una lente sea de color no significa siempre que posea un buen filtro solar.

Consejos de Buen Uso
Lo fundamental en unas gafas de sol es que se compren en una óptica para asegurarnos de su garantía como protección de las radiaciones solares. Por lo general la protección no suele depender de la montura, aunque en algunos casos sí que es cierto que el modelo permite que las radiaciones penetren en los ojos por los laterales. Es necesario llevar gafas de protección cuando se ha de estar expuesto más de media hora a radiaciones intensas.

Precauciones
Las personas que acaban de ser intervenidas por unas cataratas, por ejemplo, no deben tener en principio ningún tipo de contraindicación a la hora de exponerse al sol, siempre y cuando lo hagan protegiendo sus ojos. El paciente puede llevar su vida normal mientras siga las indicaciones facilitadas al resto de la población.

Fuente: Vivir Mejor



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN SOBRE LAS COOKIES “ Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad personalizada mediante el análisis de tus hábitos de navegación y preferencias. Si sigues navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en Política de Cookies.
Más sobre nuestros cookies