Dime qué comes y te diré cómo ves

Dime qué comes y te diré cómo ves

La alimentación juega un papel fundamental en la salud de nuestro cuerpo y en nuestra visión. Una mala alimentación puede incidir negativamente en nuestra salud ocular e incrementar el riesgo de padecer enfermedades oculares graves.

Una dieta deficiente en nutrientes esenciales como vitamina A, vitamina C, vitamina E, ácido fólico, hierro y antioxidantes puede contribuir a la aparición de enfermedades oculares como la degeneración macular, la catarata, la retinopatía diabética y el glaucoma.

La vitamina A es esencial para la salud de la retina y el mantenimiento de la visión nocturna. La vitamina C y la vitamina E son antioxidantes que ayudan a proteger los ojos de los daños causados por los radicales libres. El ácido fólico y el hierro son importantes para la salud de los vasos sanguíneos que alimentan los ojos.

Además de una dieta deficiente en nutrientes esenciales, una dieta rica en grasas y azúcares puede aumentar el riesgo de desarrollar enfermedades oculares como la retinopatía diabética, una complicación de la diabetes que puede causar pérdida de visión.

La obesidad también está relacionada con la salud ocular y aumenta el riesgo de padecer enfermedades como la retinopatía diabética y el glaucoma. La obesidad también puede aumentar la presión intraocular, lo que puede ser perjudicial para la salud ocular.

Además de la alimentación, es importante considerar el estilo de vida en general para mantener la salud ocular. Un estilo de vida sedentario, el consumo de tabaco y el consumo excesivo de alcohol también pueden impactar negativamente en la salud ocular.

Para mantener la salud ocular, es importante seguir una dieta equilibrada y rica en nutrientes esenciales para los ojos. Algunos alimentos que son buenos para la salud ocular incluyen pescado, frutas y verduras, frutos secos y semillas, y productos lácteos bajos en grasas.

También es recomendable conservar un peso saludable, evitar el consumo de tabaco y limitar el consumo de alcohol. La actividad física regular a su vez puede ser útil para mantener la salud ocular y mejorar la circulación sanguínea.

En resumen, una mala alimentación puede dañar la salud ocular e incrementar el riesgo de padecer enfermedades oculares graves.

Política sobre cookies

Utilizamos cookies propias (técnicas, son necesarias para que nuestra página web pueda funcionar, no necesitan autorización y son las únicas que tenemos activadas por defecto) y de terceros (para mejorar nuestra página, personalizarla en base a tus preferencias o poder mostrarte publicidad ajustada a tus búsquedas, gustos e intereses personales) que prestan servicios para nuestra página web.

Puedes aceptar todas estas cookies pulsando el botón "Aceptar" o configurarlas haciendo clic en el botón "Configuración de cookies". Más información en nuestra Política de Cookies.

Modificar cookies

Acerca de tu privacidad

Para leer todas las cuestiones necesarias y tener el control sobre ellas en base a tus decisiones personales accede a la página de Política de cookies.

Gestionar las preferencias de consentimiento

Estas cookies son estrictamente necesarias para que nuestra página web funcione y puedas navegar. Son las que por ejemplo, nos permiten identificarte, darte acceso a determinadas partes restringidas de la página si fuese necesario, o recordar diferentes opciones o servicios ya seleccionados por ti, como tus preferencias de privacidad, por eso, están activadas por defecto. A través de la configuración de tu navegador, puedes bloquear o alertar de la presencia de este tipo de cookies, si bien dicho bloqueo afectará al correcto funcionamiento de las distintas funcionalidades de nuestra página web.
Estas cookies nos permiten estudiar la navegación de los usuarios en nuestra página web y poder evaluar el rendimiento para mejorar añadiendo nuevas funcionalidades.
Permiten guardar la información de preferencia del usuario para mejorar la calidad de nuestros servicios y ofrecer una mejor experiencia a través de productos recomendados. Activándolas mejorarás la funcionalidad de la página web (por ejemplo, adaptándose a tu tipo de navegador) y la personalización de la misma en base a tus preferencias (por ejemplo, presentando la información en el idioma que hayas escogido en anteriores ocasiones).