¿Cómo proteger los ojos del aire acondicionado?

¿Cómo proteger los ojos del aire acondicionado?

El aire acondicionado disminuye la humedad del aire, y el aire seco y frío puede acabar produciendo irritación ocular, dando lugar al desarrollo del síndrome de ojo seco.

¿Cómo proteger los ojos del aire acondicionado?

  • Evitar el flujo de aire directamente en el rostro, sobre todo cuando vamos en coche.
     
  • Ventilar frecuentemente los espacios donde estemos haciendo uso del aire acondicionado.
     
  • Utilizar humidificadores, sobre todo en el hogar, para evitar la seqeudad originada por el aire acondicionado.
     
  • Hacer uso de filtros purificadores, tratando de reducir alérgenos, bacterias y polvo.
     
  • Hidratarse de forma continuada para reducir la sensación de calor y, por ende, el uso de aire acondicionado.
     
  • Evitar espacios cargados de humo de tabaco, polución, etc.
     
  • Descansar periódicamente si se trabaja con pantallas en sitios con ventilación artificial.

¿Quiénes deberían tener especial cuidado con el aire acondicionado?

Las personas especialmente vulnerables serían las que ya están diagnosticadas de síndrome de ojo seco o las portadoras de lentes de contacto, así como aquellos pacientes con daños corneales como úlceras y/o queratitis, o que padecen habitualmente conjuntivitis alérgicas.

¿Cómo aliviar la sequedad ocular?

Entre algunas de las pautas para paliar el ojo seco podríamos indicar el uso de lágrimas arti?ciales sin conservantes, mantener una buena higiene y seguir una dieta sana rica en ácidos grasos omega 3.

Para casos avanzados en los que los pacientes refieran sequedad ocular persistente, deben consultar con su especialista de referencia para valorar otros posibles tratamientos para el síndrome del ojo seco.

Política sobre cookies

Utilizamos cookies propias (técnicas, son necesarias para que nuestra página web pueda funcionar, no necesitan autorización y son las únicas que tenemos activadas por defecto) y de terceros (para mejorar nuestra página, personalizarla en base a tus preferencias o poder mostrarte publicidad ajustada a tus búsquedas, gustos e intereses personales) que prestan servicios para nuestra página web.

Puedes aceptar todas estas cookies pulsando el botón "Aceptar" o configurarlas haciendo clic en el botón "Configuración de cookies". Más información en nuestra Política de Cookies.

Modificar cookies

Acerca de tu privacidad

Para leer todas las cuestiones necesarias y tener el control sobre ellas en base a tus decisiones personales accede a la página de Política de cookies.

Gestionar las preferencias de consentimiento

Estas cookies son estrictamente necesarias para que nuestra página web funcione y puedas navegar. Son las que por ejemplo, nos permiten identificarte, darte acceso a determinadas partes restringidas de la página si fuese necesario, o recordar diferentes opciones o servicios ya seleccionados por ti, como tus preferencias de privacidad, por eso, están activadas por defecto. A través de la configuración de tu navegador, puedes bloquear o alertar de la presencia de este tipo de cookies, si bien dicho bloqueo afectará al correcto funcionamiento de las distintas funcionalidades de nuestra página web.
Estas cookies nos permiten estudiar la navegación de los usuarios en nuestra página web y poder evaluar el rendimiento para mejorar añadiendo nuevas funcionalidades.
Permiten guardar la información de preferencia del usuario para mejorar la calidad de nuestros servicios y ofrecer una mejor experiencia a través de productos recomendados. Activándolas mejorarás la funcionalidad de la página web (por ejemplo, adaptándose a tu tipo de navegador) y la personalización de la misma en base a tus preferencias (por ejemplo, presentando la información en el idioma que hayas escogido en anteriores ocasiones).