Rasguño en el ojo, ¿qué hacer?

Rasguño en el ojo, ¿qué hacer?

Si se sufre un accidente ocular, es importante conocer cómo debemos actuar para proteger nuestros ojos.

Las lesiones oculares pueden suceder cuando menos se espera. Practicando deporte o realizando tareas en casa es cuando más suelen producirse estos accidentes oculares, pero incluso cocinando o jugando con las mascotas también se pueden sufrir.

No siempre se llevan a cabo las acciones más adecuadas para solventar la incidencia o al menos, no empeorarla. 

En caso de haberse producido un rasguño en el ojo, debemos tener en cuenta lo siguiente:

  • Lavar el ojo con una solución salina o con agua. Se puede utilizar un vaso de vidrio pequeño y limpio que deberá colocarse sobre el hueso inferior de la órbita, debajo del párpado inferior, para que así el líquido del vaso facilite que se desaloje el cuerpo extraño del ojo.
  • Parpadear puede ayudar a que las partículas de polvo o arena que haya en el ojo se eliminen.
  • Tomar el párpado superior con el índice y el pulgar y llevar hacia abajo hasta que cubra el párpado inferior. De esta manera las pestañas del párpado inferior podrán arrastrar el cuerpo extraño que pudiera haber bajo el párpado superior.
  • Usar gafas de sol. Si el rasguño ha dejado sensibles los ojos, las gafas reducirán los síntomas.
  • No frotar el ojo ya que podría empeorar la abrasión.
  • No tocar el ojo con nada. Los dedos, los aplicadores de algodón u otros objetos, no sólo no ayudarán a retirar el cuerpo extraño del ojo, sino que podrían lesionarlo aún más. Puede que el objeto que causó el rasguño ya haya salido del ojo aunque parezca que todavía está ahí.
  • No utilizar lentillas. Las lentes de contacto pueden ralentizar el proceso de mejoría y traer complicaciones.
  • No utilizar colirios de venta libre ya que podrían ocasionar dolor y no ayudan a cicatrizar la úlcera corneal.
  • Consultar con su médico oftalmólogo.

Fuente: Diario El Sol

Política sobre cookies

Utilizamos cookies propias (técnicas, son necesarias para que nuestra página web pueda funcionar, no necesitan autorización y son las únicas que tenemos activadas por defecto) y de terceros (para mejorar nuestra página, personalizarla en base a tus preferencias o poder mostrarte publicidad ajustada a tus búsquedas, gustos e intereses personales) que prestan servicios para nuestra página web.

Puedes aceptar todas estas cookies pulsando el botón "Aceptar" o configurarlas haciendo clic en el botón "Configuración de cookies". Más información en nuestra Política de Cookies.

Modificar cookies

Acerca de tu privacidad

Para leer todas las cuestiones necesarias y tener el control sobre ellas en base a tus decisiones personales accede a la página de Política de cookies.

Gestionar las preferencias de consentimiento

Estas cookies son estrictamente necesarias para que nuestra página web funcione y puedas navegar. Son las que por ejemplo, nos permiten identificarte, darte acceso a determinadas partes restringidas de la página si fuese necesario, o recordar diferentes opciones o servicios ya seleccionados por ti, como tus preferencias de privacidad, por eso, están activadas por defecto. A través de la configuración de tu navegador, puedes bloquear o alertar de la presencia de este tipo de cookies, si bien dicho bloqueo afectará al correcto funcionamiento de las distintas funcionalidades de nuestra página web.
Estas cookies nos permiten estudiar la navegación de los usuarios en nuestra página web y poder evaluar el rendimiento para mejorar añadiendo nuevas funcionalidades.
Permiten guardar la información de preferencia del usuario para mejorar la calidad de nuestros servicios y ofrecer una mejor experiencia a través de productos recomendados. Activándolas mejorarás la funcionalidad de la página web (por ejemplo, adaptándose a tu tipo de navegador) y la personalización de la misma en base a tus preferencias (por ejemplo, presentando la información en el idioma que hayas escogido en anteriores ocasiones).